Estilo de vida

Camila Haase, la inspiradora joven que no conoce límites


08/03/18

Camila Haase.

Por Ana Lucía Zamora

La primera vez que Camila habló en público fue un desastre. Le costó más expresarse fluidamente en un escenario, que cruzar una piscina en tiempo récord.

El sábado anterior tuvo su revancha: Camila fue expositora en el evento de mujeres emprendedoras Nosotras Women Connecting.

Creo que allí logró vencer su principal límite: la timidez. Ella es un poco reservada, de pocas palabras; pero cuando entra en confianza, se denota a una joven determinada, segura e independiente.

Camila Haase.

Su niñez fue excepcional: corrió, jugó, estudió, se divirtió como nunca. Tal vez su principal preocupación era por cual disciplina deportiva inclinarse: natación, atletismo o fútbol.

La conquistó el agua; Camila se decidió por la natación para desarrollarse profesionalmente en el deporte.

Hasta los 16 años, competía sin prejuicios ni temores en natación convencional, pero su competitividad le decía que, no estar en los primeros lugares, no era una opción. Estaba para más, por eso se pasó a natación paralímpica.

Camila Haase, con 18 años, es la principal referente en esta disciplina en Costa Rica.

Nadar es algo que me gusta, me apasiona”, comentó la tímida joven antes de iniciar su entrenamiento habitual el pasado martes.

En el 2016 impuso el récord nacional en la disciplina, ese mismo año ganó medalla de bronce en los Juegos Parapanamericanos en Rio de Janeiro, Brasil.

“Decidí participar en para-natación para saber si me iba mejor o no, y aquí están los resultados. Hace dos años no me lo habría creído, ni esperado, ni pensado”, decía mientras conversamos cerca de su lugar favorito: la piscina.

Esta competencia en Brasil sólo ha sido el primer paso de todos los éxitos que ha cosechado (y que le esperan). El año pasado ganó medallas de oro y bronce en distintas justas paralímpicas.

Camila Haase.

La discapacidad está en la mente

Al nacer, Camila sufrió una enfermedad que dañaba su cuerpo, su familia debía tomar la “difícil” decisión de mantenerla con vida, eso sí, sin un antebrazo.

Su infancia fue normal, tranquila, como la de cualquier otro niño, pero su madre, Patricia Quirós, admite que cometió un error en la crianza de Camila, el cual fue intentar ayudarle sin su consentimiento.

“Estaba muy pequeñita y recuerdo que jugaba con tres papelitos. Los primeros dos los sostuvo bien con el muñón pero, al mantener el tercero, yo le quise ayudar. ¿Para qué lo hice? Esa niña me hizo un berrinche y es ahí donde lo supe, ella tiene carácter”, expresó con orgullo la madre de la ondina costarricense.

A partir de ese momento, Cami, como le dicen de cariño, mostró que podía subirse a cualquier árbol o colina, hacerse una trenza sola y derribar cualquier obstáculo que se cruzara en su camino.

Camila Haase.

Soñar, luchar, inspirar

Sentada bajo la sombra de un árbol del Colegio Humbolt, lugar donde entrena, Camila conversa y demuestra que, la timidez que la traicionó la primera vez que habló en público, ha desaparecido.

Ahora es una joven con temple y determinación que, con su historia, quiere que otras mujeres sigan luchando por los sueños, que no hay límites que las detengan.

Los obstáculos e impedimentos se los ponen ustedes mismos, hay que saltarlos y esquivarlos para seguir adelante y hacer lo que les guste”, afirma.

Además de nadar, Camila disfruta de pintar, dibujar, salir con la familia y amigos. Sabe que tiene una vida por delante y no hay nada que le impida disfrutarla.

Con esta determinación que le caracteriza y que me demostró durante la entrevista, Camila se prepara para entrar a la piscina y seguir sus entrenamientos para la clasificatoria al Torneo Nacional de Natación.

Ella sabe que el sábado anterior dio un gran salto y logró hablar en público sin temores, sin desastres. Ser expositora inspiracional es parte de esos triunfos que la han encaminado a confiar en sí misma.

Camila es consciente que la natación no es su única prioridad, este año también se enfocará en analizar la carrera que estudiará en su futuro, en la cual no dudo que también destacará en el podio.

Camila Haase.